Declaración Final de I Reunión de Ministros Iberoamericanos de Relaciones Exteriores

Caracas, 26 de noviembre de 2021.- Nosotros, Ministras y Ministros de Relaciones Exteriores de los países iberoamericanos, reunidos en Santo Domingo, República Dominicana, bajo el lema “Juntos por una Iberoamérica Justa y Sostenible”, hemos acudido a la presente convocatoria conscientes de que la Conferencia ha sido, durante los últimos treinta años, un espacio inclusivo que nos ha ayudado a profundizar la unidad en la diversidad, la concertación política y la cooperación.

Decididos a trabajar y consensuar políticas destinadas a articular medidas innovadoras que fortalezcan los esfuerzos y aceleren la consecución los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 como camino común hacia un desarrollo sostenible e inclusivo.

Considerando que:

i. La Secretaría Pro Tempore a cargo de República Dominicana recoge, en su documento conceptual, propuestas que servirán como referente en la búsqueda de respuestas conjuntas para superar la crisis multidimensional generada por la pandemia de la COVID-19.

ii. Es esencial el compromiso con el multilateralismo, la observancia de los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas y el Derecho Internacional en la promoción de acciones mancomunadas, a través de la cooperación internacional, para responder a los grandes desafíos que enfrentamos.

iii. Seis años después de la adopción de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y del Acuerdo de París, en el ámbito de la convención marco de las Naciones Unidas sobre el cambio climático, debemos profundizar el esfuerzo internacional, respetando el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas de promoción del desarrollo sostenible en todas sus dimensiones y proseguir en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Para ello, los países desarrollados deben incrementar significativamente de manera oportuna los recursos financieros necesarios para los países en desarrollo para la ambición climática y el alcance de los objetivos globales acordados, conforme a la Agenda de Acción de Addis Abeba y su implementación.

iv. En este año, la Conferencia Iberoamericana ha estado centrada en impulsar la recuperación de la economía y el financiamiento que la haga posible, incluyendo la preservación de la salud pública y el acceso equitativo a suministros médicos, diagnósticos, medicamentos y a las vacunas contra la COVID-19 y la reconstrucción inclusiva y participativa del sector de la cultura, orientándose nuestro esfuerzo a fomentar la transición hacia economías y sociedades más sostenibles, inclusivas y productivas, más justas y resilientes.

v. La pandemia ha puesto de manifiesto el costo humano, social y económico de no haber invertido en innovación para el desarrollo y la necesidad de contar con sistemas públicos universales e innovadores que garanticen el derecho a la salud y la protección social. La ciencia, la tecnología y la innovación deben ser instrumentos que contribuyan a la conservación del medio ambiente, la erradicación de la pobreza y la eliminación de las desigualdades, para promover, siempre con perspectiva de género, la inclusión como condición indispensable para el desarrollo sostenible.

vi. La crisis ha demostrado la importancia de fortalecer el papel y la capacidad de los Estados y sus Administraciones Públicas para actuar con eficacia y rapidez en situaciones inesperadas.

vii. A partir de las medidas adoptadas con motivo de la declaratoria de emergencia sanitaria, aumentaron los niveles de violencia en todos sus tipos, en contra de mujeres y niñas, niños y adolescentes, incluyendo casos de femicidio.

viii. Para lograr soluciones efectivas se requiere, además, del acompañamiento, el compromiso y la colaboración mancomunada del sector privado, la academia, la sociedad civil y de otros actores y sectores relevantes, junto al Estado, en la ejecución de los planes nacionales de desarrollo económico y social que garantice la salud, la sostenibilidad y la protección del medio ambiente.

ix. La recuperación económica requiere un sector empresarial que promueva la transición, hacia modelos de producción y consumo sostenibles e incluyentes que fomenten una mayor igualdad de acceso a bienes y servicios, así como oportunidades laborales de calidad para todos los ciudadanos. Es necesario el desarrollo de herramientas que faciliten el comercio, la internacionalización y la digitalización de las micro, pequeñas y medianas empresas (MIPYMES), que ayuden a generar empleos formales, y tengan un impacto económico, social y medioambiental sostenible e inclusivos, desarrollando esfuerzos para promover una economía sostenible y altamente competitiva con bajas emisiones de gases de efecto invernadero.

x. El Estado debe ser activo en la creación de ecosistemas de innovación, conectando los gobiernos nacionales, regionales y locales, el sector privado, la academia, los centros de investigación y la sociedad civil, teniendo en cuenta la legislación específica de cada país, para contribuir a fortalecer alianzas estratégicas al servicio del desarrollo sostenible.

xi. La pandemia de la COVID-19 ha tenido un fuerte impacto en las finanzas públicas de la mayoría de los países sin distinción por nivel de ingreso, ocasionando, en algunos casos, un aumento significativo en sus niveles de endeudamiento. Esta situación impone la necesidad de flexibilizar los criterios de elegibilidad, los mecanismos y procesos de desembolso y de pagos; implementar medidas para el tratamiento de la deuda externa; establecer medidas de ayuda adicionales sin tomar en cuenta la clasificación de los países de acuerdo con su nivel de renta; promover el cumplimiento de los compromisos internacionales de Ayuda Oficial al Desarrollo y evaluar la mejor manera de ampliar los instrumentos para incrementar la asistencia financiera, técnica y tecnológica.

xii. Existe una brecha en el acceso al financiamiento internacional concertado para hacer frente a las necesidades de gasto extraordinario que ha creado la pandemia y que, por ello, muchos países en desarrollo se enfrentan a graves adversidades, que incrementan desigualdades y podrían alimentar crisis financieras y económicas.

xiii. La mayor parte de los países iberoamericanos ha tenido acceso a los mercados de crédito internacional, a tasas de interés más altas que las que pagan los países más desarrollados, y que se han encontrado en muchos casos- ante mayores déficits que estos, con un menor espacio fiscal para enfrentar la crisis.

xiv. La mayoría de los países que son miembros del Fondo Monetario Internacional (FMI) han apoyado la iniciativa para aprobar una asignación general de Derechos Especiales de Giro (DEG) por un monto equivalente a US$ 650 mil millones para contribuir a la provisión de liquidez y beneficiar a todos los países miembros en su recuperación económica de esta crisis. Adicionalmente, se apoya en el trabajo del FMI para implementar iniciativas y vehículos que promuevan la canalización voluntaria de DEG de los países con posiciones externas más favorables hacia aquellos países con mayores dificultades, incluyendo los países de renta media -como el Fondo de Sostenibilidad y Resiliencia.

xv. Las conclusiones y la evidencia científica aportadas por el Grupo I del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático en su reciente Informe sobre las Bases Físicas del Cambio Climático, que alertan sobre los cambios en el sistema climático mundial, confirman de manera inequívoca la influencia humana en el calentamiento global y advierten sobre la necesidad de continuar con los esfuerzos para mantener el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de 2ºC con respecto a los niveles preindustriales, y proseguir los esfuerzos para limitar ese aumento de la temperatura a 1,5ºC con respecto a los niveles preindustriales, reconociendo que ello reduciría considerablemente los riesgos y los efectos del cambio climático.

xvi. La crisis multidimensional provocada por la pandemia de la COVID-19 ha afectado la acción climática necesaria para hacer frente a los efectos negativos del cambio climático y el cumplimiento del Acuerdo de París en una región particularmente vulnerable.

xvii. El pacto climático de Glasgow acordado en el marco de la COP 26 reconoce con profundo pesar que todavía no se ha cumplido el objetivo de los países desarrollados de movilizar en conjunto 100 mil millones por año hasta 2020 en el contexto de acciones de mitigación significativa y transparencia en su aplicación. Para Iberoamérica es de alto interés que se cumpla el compromiso de los países desarrollados para el financiamiento climático y a la vez garantizar su acceso de manera justa, equitativa y oportuna, basado en el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas y en las capacidades respectivas, a la luz de las diferentes circunstancias nacionales, para implementar medidas de mitigación, de adaptación a través de la provisión de financiación, la transferencia de tecnología y el fomento de las capacidades, pérdidas y daños asociados al clima, que nos permitan reducir la vulnerabilidad ante los efectos del cambio climático.

xviii. La importancia del Plan de Autosuficiencia Sanitaria para América Latina y el Caribe, elaborado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) a solicitud de la Presidencia Pro Témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), ostentada por México, el cual fue presentado en el marco de la VI Cumbre de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno de la CELAC, celebrada en la ciudad de México el pasado 18 de septiembre. El Plan establece líneas de acción para fortalecer las capacidades de producción y distribución de vacunas y medicamentos en América Latina y el Caribe.

xix. En el marco de la Organización Mundial del Comercio, se está discutiendo una iniciativa apoyada por algunos países iberoamericanos de una exención de los derechos de propiedad intelectual relativos a prevención, contención o tratamiento de COVID 19 y que frente a la actual crisis extraordinaria, sería oportuno explorar con base a la Declaración de Doha de 2001 relativa al Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC o TRIPS) y la Salud Pública, propuestas flexibles de alcance global que permitan, cuanto antes, el financiamiento para el aumento de la producción, acceso y distribución equitativa de tecnologías, medicamentos y vacunas, tal y como expresaron las y los Jefes de Estado y de Gobierno iberoamericanos durante la XXVII Cumbre Iberoamericana de Andorra, en abril de 2021.

xx. La pandemia de la COVID-19 ha hecho que el efecto negativo de las medidas unilaterales económicas, comerciales y financieras contrarias al derecho internacional y la Carta de las Naciones Unidas sea más evidente, en tanto los países afectados se enfrentan a la escasez de medicamentos y equipos médicos, como suministros de oxígeno y ventiladores, kits de protección para personal médico, piezas de repuesto, software, combustible y electricidad.

xxi. La relevancia de la resolución aprobada por los Ministros y Ministras de Salud en el 59 Consejo Directivo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), de septiembre de 2021, sobre el aumento de la capacidad de producción de medicamentos y tecnologías sanitarias esenciales, a fin de satisfacer sus necesidades, fortalecer la capacidad de las autoridades reguladoras nacionales, simplificar las cadenas de suministro y permitir la participación efectiva del sector público y privado en la salud, la industria y la ciencia y la tecnología.

xxii. En la última década, los países iberoamericanos han impulsado múltiples iniciativas de Cooperación Sur-Sur (CSS) y Triangular (CT), como complemento y no sustituto de la cooperación Norte-Sur -en línea con el Documento Final de la Segunda Conferencia de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre la Cooperación Sur-Sur (PABA + 40)- para el intercambio de prácticas y conocimientos que, orientadas entre otras prioridades de desarrollo a preparar y fortalecer los sistemas de salud de nuestros países, contribuyen a hacer frente a esta pandemia y a otras futuras crisis sanitarias. De esta forma, Iberoamérica cuenta con un acervo de más de mil iniciativas de CSS y CT en el ámbito de la salud, que han desarrollado capacidades y competencias en materias claves como el fortalecimiento de los sistemas de salud, desarrollo de terapias inmunológicas, formulación de estrategias de atención integral a personas adultas mayores, programas de salud mental, promoción de la telemedicina, aplicación de tecnología para vigilancia epidemiológica y la lucha contra otras epidemias (como el zika, dengue o chikungunya), entre otras.

xxiii. Asimismo, la Cooperación Sur-Sur y Triangular han sabido adaptarse a los nuevos desafíos imperantes en la región, como herramientas eficaces de apoyo para la consecución de los ODS y a lo acordado en la Segunda Conferencia de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre la Cooperación Sur-Sur (PABA + 40).

xxiv. La labor y compromiso de la comunidad científica han sido cruciales en la lucha contra el COVID-19 y sus efectos sanitarios, sociales, económicos, y ambientales; como lo demuestra la acción estratégica sobre Covid-19, CoviRed, del Programa Iberoamericano de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo (CYTED).

xxv. Es necesario abordar el impacto diferenciado y desproporcionado que el COVID-19 ha tenido sobre las mujeres, señalando que revertir los logros alcanzados en materia de igualdad de género, empoderamiento de las mujeres y erradicación de la violencia de género implicaría un impacto de largo alcance no solo para las mujeres, que enfrentarían las consecuencias directas, sino también para el conjunto de la sociedad, debido a los altos costos y riesgos asociados a la profundización de la desigualdad de género, que ralentizaría la recuperación socioeconómica y la consecución en Iberoamérica de los Objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

xxvi. Son relevantes y pertinentes las temáticas abordadas por las iniciativas de Cooperación Iberoamericana aprobadas en la XXVII Cumbre de Andorra, a saber: la Iniciativa para Prevenir y Eliminar la Violencia Contra las Mujeres, la Iniciativa sobre Ciudadanía Global para el Desarrollo Sostenible, la Iniciativa sobre Chagas Congénito: “Ningún bebé con Chagas: el camino hacia nuevas generaciones libres de Chagas”, la Iniciativa Instituto Iberoamericano de Lenguas Indígenas (IIALI); y por ello se considera que es necesario continuar avanzando en su consolidación y puesta en marcha de cara al logro de sus objetivos.

xxvii. La pandemia del COVID-19 ha puesto de relieve nuevos desafíos en torno a la circulación de bienes, servicios y agentes culturales, así como para el intercambio de manifestaciones artísticas, por lo que será necesario establecer estrategias innovadoras para retomar esas dinámicas que contribuyen de manera significativa a la cooperación en el espacio iberoamericano y de la cual se tienen experiencias exitosas abordadas en programas relacionados con la cultura.

xxviii. La pandemia de COVID-19 ha tenido un efecto desproporcionado en los migrantes, refugiados y personas desplazadas y que, al mismo tiempo, estas personas han contribuido significativamente a los esfuerzos de respuesta y de recuperación de los países de origen y de destino.
xxiv. Todo el sistema de cooperación iberoamericana, incluyendo los Programas, Iniciativas y Proyectos Adscritos, ha redoblado los esfuerzos para cumplir con sus objetivos, llevar a cabo una adaptación al entorno digital y desarrollar la capacidad de respuesta y reorientación de sus recursos financieros y técnicos en el marco de la pandemia causada por el COVID-19.

xxx. 2022 será el último año de ejecución del Plan de Acción Cuatrienal de la Cooperación Iberoamericana 2019-2022, que alineó toda la cooperación en Iberoamérica con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible; por lo que se da inicio a un periodo crucial de reflexión y planificación para la consolidación de la Cooperación Iberoamericana como referente global de cooperación internacional multiactor, multinivel y multidimensional que contribuya al desarrollo sostenible e inclusivo de nuestros países.

Las Ministras y los Ministros de Relaciones Exteriores expresamos nuestro agradecimiento al gobierno de República Dominicana por la realización de esta Reunión y por asumir el compromiso de la Conferencia durante este difícil año, en uno de los momentos más duros de la actual pandemia.
26 de noviembre de 2021

Documento Completo

 


Fuente: Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores