COMUNICADO

La Comisión Presidencial “Alí Rodríguez Araque”, fiel a su compromiso con los intereses de la Patria venezolana, ha venido denunciando cada una de las agresiones que contra nuestra industria petrolera se han cernido en los últimos meses; agresiones que provienen de las arbitrarias e ilegales medidas unilaterales y coercitivas impuestas por los Estados Unidos de Norteamérica, y que constituyen graves violaciones a los derechos humanos del pueblo venezolano, que las convierten por tanto, en crímenes de lesa humanidad contrarios al derecho internacional y a la Carta de las Naciones Unidas.


Denunciamos ante la opinión pública nacional e internacional un conjunto de amenazas proferidas recientemente por el gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica contra la integridad territorial y soberanía de Venezuela, que pretende materializar un bloqueo naval contra nuestra Patria, para agravar la situación del pueblo venezolano que hoy libra una batalla ejemplar contra la pandemia del Covid-19. El Gobierno Bolivariano ha diseñado y ejecutado medidas estrictas de control epidemiológico y prevención en el contagio de esta terrible pandemia, que incluye, entre otras, la cuarentena social, colectiva
y voluntaria, que ha tenido una gran receptividad en el cumplimiento por parte de nuestra población.

La Administración de Donald Trump no sólo ha recrudecido el criminal bloqueo contra Venezuela, impidiendo la legítima disponibilidad de nuestros recursos financieros para acceder a medicamentos, alimentos y servicios esenciales, sino que con este perverso plan de bloqueo naval y el amedrentamiento recurrente que ha venido realizando contra potenciales proveedores del país, está impidiendo el suministro de los aditivos químicos, insumos y repuestos necesarios para el proceso de producción del combustible que es distribuido a nivel nacional.

Estas acciones extremistas por parte del supremacista Gobierno estadounidense procuran agravar las dificultades del pueblo venezolano para hacer frente a la pandemia del Covid-19, cuyo plan es afectar el corazón de la actividad económica, de desarrollo industrial y productivo, así como los servicios públicos de transporte, energía eléctrica, entre otros, designados como áreas exceptuadas del cumplimiento del aislamiento social para atender las necesidades vitales de la población.


La clase trabajadora de nuestra industria petrolera y del sector eléctrico, en unión con nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana, trabajan incansablemente con profunda mística patriótica para superar, en el menor tiempo posible, esta coyuntura y restituir el suministro regular de combustible para todo el país.

Frente a esta nueva agresión, se ha dispuesto la activación de un Plan Especial de Suministro de Combustible dirigido a garantizar la movilidad de los sectores priorizados en el marco del estado de alarma decretado por el Presidente Nicolás Maduro para contrarrestar la pandemia del Coronavirus, y que están exceptuados de la cuarentena colectiva.


De igual manera, deploramos la posición de sectores extremistas de la oposición venezolana, que actuando en connivencia con gobiernos extranjeros, planifican y ejecutan estas viles acciones contra el pueblo venezolano. La historia juzgará sin clemencia a estos traidores a la patria. Somos el pueblo de Simón Bolívar, nos sobreponemos a las adversidades, y tenemos la certeza que la victoria está en el horizonte futuro, cargado de los sacrificios presentes. Nos guía e inspiran las gloriosas y heroicas victorias que han marcado nuestra independencia a lo largo de nuestra historia de libertad.


En Caracas, a los 03 días del mes de abril de 2020


¡UNIDOS VENCEREMOS!