A 82 años del descubrimiento de la Faja Petrolífera del Orinoco los trabajadores petroleros seguimos defendiendo nuestra industria

Magna reserva: Orgullo Patrio. 

Hoy festejamos los 82 años de la perforación del pozo “ La Canoa -1”, en el yacimiento de hidrocarburos líquidos más grande del planeta, denominado en Revolución Faja Petrolífera del Orinoco Hugo Chávez.

Caracas, 7 de enero de 2018.- Fue el 7 de enero de 1936 cuando se completó la perforación del pozo “La Canoa– 1”, con lo cual se inició la explotación de la Faja Petrolífera del Orinoco (FPO) Hugo Chávez, la mayor reserva de hidrocarburos del mundo, con una extensión de 55 mil 134 kilómetros cuadrados (km2). La Faja se encuentra ubicada entre los estados Monagas, Delta Amacuro, Anzoátegui y Guárico, con crudos pesados y extrapesados. 

En los años 90 del siglo veinte, la cuarta república a través de la nefasta política de apertura petrolera, desvalorizó sus importantes recursos, lo que significó una operación de estafa financiera y mediática que alegaba que el petróleo de la Faja era bitumen, vendiendo el crudo a precio de carbón, con una valorización inferior a la del petróleo.

 

Asimismo, el crudo contenido en la Faja se explotaba a través de la desfavorable figura de asociaciones estratégicas, en las que la vieja PDVSA estaba en minoría accionaria y las empresas transnacionales saqueaban el tesoro nacional pagando apenas 1% de regalía. 

 

Los bloques que comprenden la Faja Petrolífera del Orinoco llevan por nombre Boyacá, Junín, Ayacucho y Carabobo. 

Es así, como la Revolución Bolivariana liderada por el Comandante eterno, Hugo Chávez, inició en el año 2006 el reemplazo de las asociaciones estratégicas en la FPO por las actuales empresas mixtas, en las que PDVSA tiene la mayoría accionaria y pagan un 33% por concepto de regalías y 50% por Impuesto Sobre La Renta.

 

Esta acción se realizó a través de la nueva política de Plena Soberanía Petrolera, garantizando la captación de la renta por producción de crudo, lo cual ha permitido mejorar la calidad de vida del pueblo venezolano a través de obras sociales, agrícolas e industriales destinadas al buen vivir de las venezolanas y los venezolanos.