Los trabajadores petroleros reafirman su compromiso en la defensa de nuestros recursos

El 1 de mayo de 2007 el Gobierno Bolivariano encabezado por el Comandante Eterno, Hugo Chávez Frías, decretó la Nacionalización de la Faja Petrolífera del Orinoco, que hoy en día lleva su nombre, por ser quien materializó la política de plena soberanía petrolera


Caracas, 1 de mayo de 2018.- Hace 11 años, tal día como hoy, el Gigante Eterno Hugo Chávez Frías hizo realidad la política de “Plena Soberanía Petrolera”, al nacionalizar la Faja Petrolífera del Orinoco, que hoy en día lleva su nombre. Con la nacionalización se puso fin al proceso de privatización de la industria petrolera venezolana. Este proceso se había iniciado a finales de la década de los 80 y principios de los 90.


Con este hecho, el Estado venezolano garantizó una participación accionaria de por lo menos 60 por ciento, en la conformación de las empresas mixtas, establecidas para llevar a cabo las actividades de exploración extracción y procesamiento de crudo en esta área de 55 mil kilómetros cuadrados, que comprende los estados Anzoátegui, Monagas, Guárico y Bolívar y que almacena la reserva más grande de crudo del planeta.


Este proceso comprendió la nacionalización de 33 convenios operativos, 11 proyectos de asociaciones y todas las operaciones acuáticas, taladros y actividades de compresión de gas y de agua desarrollas en la FPO.


Este acto histórico se realizó en el Complejo Industrial José Antonio Anzoátegui, ubicado en el estado Anzoátegui, con la presencia de miles de trabajadores del Ministerio del Poder Popular de Petróleo y de Petróleos de Venezuela, quienes se movilizaron en respaldo a este histórico hecho. Allí el Comandante Hugo Chávez señaló en su discurso lo siguiente:


“Hoy es un día memorable. Se hizo efectiva la recuperación de las instalaciones que fueron entregadas por la vieja PDVSA y por la Cuarta República, a empresas transnacionales. La Nacionalización del petróleo venezolano ahora sí verdadera, de nuestros recursos naturales”.
Hemos cerrado un ciclo negativo. La apertura petrolera fue el intento de quitarle definitivamente a los venezolanos su riqueza natural más poderosa, más grande; no fue sino el intento del imperialismo de adueñarse para siempre de la más grande reserva de petróleo del mundo. Nos costó bastante cerrar el ciclo y enterrarlo, nos ha costado bastante”.


Recordó el Comandante Chávez en su discurso ese 1 de mayo que las empresas transnacionales, antes de la nacionalización no pagaban impuestos, ni regalía petrolera, ya que los gobiernos de la Cuarta República, y sus congresos, todo lo que fue la élite que gobernó Venezuela en los años ochenta, en los noventa, entregaron aquellas áreas.


Mandaban las transnacionales
Durante la Cuarta República, la apertura petrolera en la Faja Petrolífera del Orinoco estaba a cargo de las empresas transnacionales lo que originó que el ingreso fiscal por la actividad petrolera, en más de diez años, fuera apenas de 23 mil 400 millones de dólares.


La directiva de la vieja PDVSA consideraba al crudo que se encuentra en esta extensión territorial como bitumen el cual se comercializaba en los mercados internacionales al precio del carbón (un cuarto del valor del crudo).


Este rico reservorio de hidrocarburos es la fuente de crudo más grande del planeta, con reservas por más de trescientos mil millones de barriles.


Gracias a la implementación del Proyecto Magna Reserva, por parte del Gobierno Bolivariano del Comandante Chávez, fue posible la cuantificación y certificación de las reservas presentes en el territorio.


Este gran reservorio petrolero fue dividido en 4 grandes áreas, siendo estas de Este a Oeste las siguientes: Boyacá, Junín, Ayacucho y Carabobo y estos están a su vez segmentados en 29 bloques de 500km2 aproximadamente.


Hoy en día, y luego de once años de este proceso de nacionalización que devolvió al pueblo venezolano sus recursos energéticos, los trabajadores petroleros venezolanos operan en la Faja Petrolífera del Orinoco Hugo Chávez las 24 horas, durante 365 días al año, garantizando que la producción petrolera sea realizada en beneficio de todos quienes habitan esta tierra de gracia.